Globo explotando en un vídeo Slow Motion

Slow motion: ¿de qué se trata?

En ocasiones hablamos de que una cámara u otra es capaz de grabar vídeos en slow motion. Un ejemplo de cámara que no tenía esta capacidad es la Polaroid Cube. Pero realmente nunca hemos explicado qué demonios es eso del slow motion. Vamos a verlo.

No podemos explicar esto, eso sí, sin repasar un concepto básico más relacionado con el cine. Recordemos que las películas son una sucesión de imágenes que se suceden tan rápidamente que nos da sensación de movimiento. El cine utiliza 24 frames (imágenes) por segundo. Algunos programas por televisión suben a 25 (estándar PAL) o a 30 (estándar NTSC).

Globo explotando en un vídeo Slow Motion

Cabe destacar también que la convención dice que el ojo humano es capaz de percibir únicamente 25 imágenes por segundo; esto es debido a un “fallo” en nuestra retina, que retiene (como su nombre indica) la imagen durante 1/25 de segundo. A partir de 25 imágenes por segundo veremos un vídeo fluido en todos los casos; con un frame rate menor percibiremos tirones.

Slow motion = “a cámara lenta”

Si necesitáramos un sinónimo en español de slow motion podríamos decir que es a cámara lenta. El concepto básico es que, si una cámara es capaz de captar más de 24/25/30 imágenes por segundo (en un vídeo), podremos reducir la velocidad a la que se suceden y así tener vídeos que se ven más lentos sin perder fluidez de movimiento, que se traduce en que el vídeo se vería a tirones.

Las cámaras de vídeo actuales pueden superar con creces esta velocidad. La Polaroid Cube, como dijimos cuando la analizamos, vimos que únicamente puede grabar vídeo a 30 frames por segundo, por lo que no es apta para grabar vídeos slow motion. La GoPro HERO4 Silver, por otro lado, es capaz de grabar vídeos a hasta 240 frames por segundo (resolución WVGA).

Un ejemplo de vídeo slow motion grabado con una cámara de acción es el que está debajo de este párrafo. Fue grabado con una GoPro HERO4 Black, a 240 frames por segundo (a resolución de 720p). Grabar un vídeo a 240 frames por segundo supone que podéis reducir su velocidad a 60 frames por segundo (que es una fluidez todavía captable por el ojo humano), lo que sería hacer que el vídeo se reprodujera hasta cuatro veces más lento. Podemos reducirlo tranquilamente a 30 frames por segundo, lo que sería hacer que el vídeo se viera ocho veces más lento.

Aunque el slow motion va algo más allá. Un canal de vídeos lentos que me gusta especialmente es el canal de YouTube de The Slow Mo Guys. Aunque ellos no graban vídeos con una GoPro: utilizan equipamiento bastante más profesional, más costoso y, además, poco práctico para utilizar en entornos de acción.

Manu Mateos Autor

Comentarios

    […] También lo hemos visto en análisis de juegos deportivos para revisar jugadas o faltas, en videos musicales, infomerciales (para convencernos de los beneficios de algún producto) y en estudios científicos, por ejemplo, para analizar la formación de un huracán, las explosiones de un huracán o la dispersión de bacterias en un experimento de laboratorio. […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *