Polaroid Cube

Polaroid hace mucho que dejó de centrar su negocio en las cámaras con impresora incorporada (aunque siguen siendo parte de su catálogo). El auge de las cámaras de acción hizo que acabaran lanzando un producto que llama la atención allá por donde pasa. Hablo de las cámaras Polaroid Cube.

Polaroid Cube

Diseño externo

La Polaroid Cube es una cámara que, vista de frente (es decir, con el objetivo hacia nosotros, como para hacernos un selfie), parece el icono de Instagram. Es, de hecho, una de las cámaras de acción más compactas que hemos visto en cuanto a tamaño, y livianas en cuanto a peso.

Tiene, además, la ventaja de que podemos elegir color: la podemos adquirir en negro, en cian y en rojo, con las características marcas multicolor en los dos lados de la cámara.

Una de sus principales ventajas con respecto a otras cámaras de acción es que es mojable sin necesidad de carcasas externas, lo que hace además que la calidad del sonido de los vídeos grabados con la Polaroid Cube sea, en general, mejor. Si queremos sumergir la cámara necesitaremos una carcasa extra.

Otra ventaja es la base magnética que viene por defecto en la caja de la cámara. Esto significa que podremos colocarla en cualquier superficie magnética plana, y quedará fijada. Aunque no me termino de fiar de este tipo de fijaciones cuando son cámaras que pueden tener mucha tralla en cuanto a movimiento.

En la parte trasera incluye el slot microSD y el puerto microUSB de tipo B (el habitual en cargadores de móvil), tras una tapa.

Interfaz de usuario

La Polaroid Cube se controla mediante un único botón en la parte superior. No hay mucho más que explicar al respecto:

  • Presión larga: encender y apagar la cámara.
  • Presión corta: tomar una fotografía.
  • Doble presión corta: iniciar grabación de vídeo y parar grabación de vídeo.

En la parte trasera, tras una tapa que deberemos retirar, podemos seleccionar mediante un interruptor la resolución del vídeo a grabar (720p o 1080p, siempre a 30 frames por segundo).

Podemos configurar algún detalle más a través de un pequeño programa para Windows o OS X, como por ejemplo si queremos marcar la fecha en la fotografía o no, o si queremos activar el modo de grabación continua (para que cuando se llene la tarjeta de memoria vaya borrando del principio del vídeo). La cámara puede grabar mientras está cargando; esto la hace interesante para, por ejemplo, colocarla en el salpicadero de un coche y grabar vídeos de este tipo.

Sensor

Polaroid Cube: de colores

Un tamaño y un precio tan compacto tenía que tener su compromiso por otro lado: la resolución del sensor. La Polaroid Cube, como cámara, es de las más flojas que hemos visto.

Tiene un sensor de apenas seis megapixeles que, al menos, le permite grabar vídeos FullHD y HD, aunque olvidándonos de todo lo relacionado con creación de vídeos slow motion. Apenas puede grabar vídeos a 30 frames por segundo. Su ángulo de visión es razonablemente generoso (124 grados), aunque no llega al ángulo -ni a la distorsión- del modo SuperView de GoPro.

En cualquiera de los casos los vídeos serán, como podéis ver en los que os enlazo al final del artículo, decentes siempre que haya luz suficiente. Los cambios entre distintos ambientes de luz tienden a ser fluidos pero mejor evitar mucho movimiento (¡y esto no es adecuado para una cámara de acción!).

Almacenamiento, archivos

La Polaroid Cube utiliza tarjetas de memoria de formato microSD. Esto no es novedad. Esta tarjeta de memoria podrá tener una capacidad de, máximo, 32 gigabytes. Aunque a la calidad a la que graba vídeo esta cámara no será un problema: durará más la tarjeta de memoria que la autonomía de la batería -y como no se puede sustituir, transferiremos los vídeos al ordenador antes de seguir grabando. Los vídeos, además, parecen quedar troceados en clips de cinco minutos.

El vídeo tendrá un bitrate de apenas 8 megabits por segundo. Con una tarjeta de memoria clase 4 iréis servidos, dado que la cámara tampoco soporta disparo en ráfaga. No invirtáis dinero en una tarjeta de memoria más rápida, porque la cámara no lo va a aprovechar.

Claves técnicas

  • Resolución del sensor: 6Mpx.
  • Vida de la batería: máximo 90 minutos. Batería no reemplazable.
  • Peso: 45 gramos.
  • Dimensiones: 3,5×3,5×3,5 centímetros.
  • ¿WiFi? ¿Bluetooth? No.
  • Modos: vídeo y foto. Grabación continua en bucle.

Contenido de la caja de Polaroid Cube

  • Polaroid Cube
  • Cable USB
  • Instrucciones

Vídeos de prueba

Nuestro veredicto

La Polaroid Cube no es, ni de lejos, la mejor cámara de acción que podéis adquirir. Aunque tiene algunos puntos interesantes, como su apariencia desenfadada y juvenil (¡podemos elegir color!), su tamaño compacto y ser resistente al agua sin extras. Su precio, además, acompaña: no supera la barrera psicológica de los 100€.

Si es para regalar a un chaval que vaya a hacer la comunión es una buena compra. Si es para vosotros, buscaría otras alternativas con más posibilidades, como la propia hermana mayor de la Polaroid Cube, la Polaroid Cube+.

Polaroid Cube

Polaroid Cube

99€
6.2

Resolución

5.0/10

Tamaño

8.0/10

Peso

8.0/10

Accesorios

5.0/10

Batería

5.0/10

Pros

  • Bonita
  • Ligera
  • Mojable
  • Barata

Cons

  • Calidad de vídeo limitada
  • No tiene control inalámbrico (ni WiFi ni Bluetooth)

Manu Mateos Autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *