Láminas antivaho para cámaras deportivas

Un problema al que pueden enfrentarse muchos usuarios de cámaras de acción es que, estando dentro de su carcasa, se empañen. Esto hace que el vídeo que estamos grabando no sirva para nada, dado que no será un vídeo nítido. ¿Cómo podemos arreglarlo? Con láminas antivaho.

¿Por qué se empaña una cámara dentro de su carcasa?

Cuando decimos que algo se empaña decimos realmente que aparece condensación dentro de la carcasa. La cámara grabando puede llegar a calentarse y, si el ambiente fuera de la carcasa estanca es más frío (como, por ejemplo, en montaña o debajo del agua), es normal que la humedad que pueda haber quedado dentro de la carcasa antes de cerrarla se condense, apareciendo en forma de niebla.

Tener niebla dentro de la carcasa estanca es un problema, dado que lo primero que puede hacer es que el vídeo que grabemos no sirva para nada, dado que aparecerá totalmente borroso.

¿Cuál es la solución para que no se empañe una cámara?

La solución es utilizar lo que llaman láminas antivaho. Se trata de un material absorbente que pondremos dentro de la carcasa de la cámara y que se encargará de, bueno, absorber el vaho que pueda generarse por cambios o diferencias bruscas y grandes de temperatura.

GoPro con láminas antivaho
Conviene colocar las láminas «donde quepan», pero repartidas dentro de la carcasa, no todas en un mismo lugar. Con dos por uso será suficiente.

Basta con poner una lámina antivaho a cada lado de la cámara dentro de la cámara, como se muestra en la imagen de la derecha, de manera que se puedan encargar de absorber la humedad generada en todas las partes de la cámara, no únicamente en uno de los lados. Si únicamente tenemos una lámina, mejor colocarla debajo o al lado de la lente.

Hay muchos modelos de láminas antivaho. Puedes elegir el de tu marca preferida,

¿Cómo reutilizar láminas antivaho?

Láminas antivaho

El tema de tener una lámina antiniebla usada implica que quizá, al echar mano de ella, esté húmeda y, por tanto, no pueda absorber más agua. Por suerte estas láminas no son de un único uso. No somos nada amigos del usar y tirar y en este caso no iba a ser menos.

Para reutilizar láminas antivaho bastaría con meterlas al horno dentro de una cazuela, de manera que no se requemen. Únicamente hasta que se evapore el agua. GoPro, por ejemplo, habla de cinco minutos a 300ºF (148 grados Celsius).

Luego habrá que introducirlas en un recipiente totalmente hermético (una bolsa al vacío sería ideal), y no usarlas mientras están calientes, dado que generarían una diferencia térmica todavía mayor y su efecto podría ser contraproducente.

Sea lo que sea, nunca está de más tener láminas antivaho a mano. No queremos que nada empañe nuestro vídeo. Y nunca mejor dicho lo de «empañar».

Imagen por Kasia.

Manu Mateos Autor

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *